De París a NY llegamos al Fondo: Juegos de sexo y poder

miércoles, julio 20, 2011 0 No tags Permalink 0

Me congratulo de la elección de la Sra. Lagarde, hasta ahora Ministra de Finanzas conservadora francesa, como flamante primera Directora Gerente de nada menos que el Fondo Monetario Internacional, en sustitución de su compatriota y también predecesor en el cargo de Ministro pero hombre y socialista, Dominique Strauss-Khan.

Y me congratulo porque lo considero un avance relevante en el necesario proceso de reinvención de la política vía diversidad, desmontando determinados tópicos: La política ya no es solo cosa de hombres ni los escándalos e hipocresías sexuales lo son exclusivamente de derechas.

 

El debate mediático en Nueva York del mes de junio ha estado dominado por el sexo y el poder. Arrancó el mes con el inicio del juicio a DSK por acoso sexual a una camarera y siguió con el escándalo Wiener, representante demócrata que, tras una semana en el ojo del huracán, tuvo que dimitir, ¿por mentir y engañar a su mujer o por el propio hecho de mandar fotos explícitas a jovencitas por internet?

 

Justo estaba en NY en esa semana de bombardeo mediático y me gustaría destacar un estupendo artículo del New York Times cuya tesis central era que la política sigue siendo cosa de hombres y que las mujeres que llegan no es que no tengan pecadillos sexuales (según la misma fuente, hasta los 40 tenemos los mismos que los hombres…) sino que son más listas y además abordan la política y el poder de manera distinta. Quizá sea, añado yo, porque somos pocas y llevamos poco tiempo.

Esta “poquedad” ejerce mucha presión, demasiada. Desde fuera, porque se exige más a las mujeres (quizá porque en el fondo, el común -de dominio masculino-, sigue pensando que no se lo merece y está a prueba y si falla no se le perdona, “esperaba que fuera mejor”…) y por la propia mujer que si supera su autoexclusión (por el enorme sacrificio personal y familiar y el excesivo escrutinio) considera que tiene que dar el resto y está para hacer, cambiar las cosas… Los hombres en cambio, desde la normalidad, entran en política para ser alguien y una vez en el poder se consideran invencibles..

A diferencia de su brillante asesora, y a la sazón esposa del exhibicionista Wiener, le ha dejado solo frente al escándalo y le ha dejado caer. Y ha sido precisamente una mujer, compañera demócrata, la primera en pedir al que dimitiera.

El mes de junio se acaba esta semana con tres noticias relacionadas: el matrimonio homosexual en el estado de Nueva York se aprueba gracias a los votos de 3 republicanos, una mujer sustituye a DSK al frente del FMI y en España toman posesión 3 (y seguramente acaben siendo 4) mujeres como presidentas de Comunidades Autónomas, curiosamente todas conservadoras.
Rompiendo tópicos y avanzando en diversidad. Podría haberse elegido a un candidato de un país emergente para revolucionar un pilar básico del orden mundial reflejando mejor la realidad de cambios en pesos de poder, pero me alegro mucho de que haya sido una mujer porque es un avance de mayor alcance, al fin y al cabo somos mayoría en la población mundial. En todo caso, me gustaría  que el debate público se centrase en la competencia de los líderes políticos, sin tópicos de género ni prejuicios ideológicos, para ejercer el poder para mejorar las cosas y estoy convencida de que desde el respeto a la persona en su diversidad se entiende mejor la realidad a mejorar, como algo normal y no como algo extraordinario.

 

0

Aun no hay comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestros cookies